Café Cursos Empresas Visitanos Contacto Suscríbete Login

Guía para calibrar tu espresso

¿Sabías que calibrar el espresso es una rutina diaria para los baristas? Es un proceso esencial que garantiza que quienes vayan a tomar sus cafés reciban una bebida superior: con el mejor sabor y la mayor consistencia posible. 

Aunque el proceso de calibrar puede ser divertido, sin la experiencia o los conocimientos adecuados, puede ser una tarea compleja.

Por eso creamos este artículo, para que puedas preparar como experto. ¡Seguí leyendo para conocer paso a paso cómo calibrar tu espresso con éxito!

 

¿A qué se refiere “calibrar”?

El término “calibrar” se utiliza para describir el proceso de hacer que el espresso tenga un sabor tan delicioso como sea posible. Básicamente, se busca extraer la cantidad adecuada de sabor soluble del café utilizando la cantidad correcta de agua. 

Para lograrlo, debés modificar los parámetros principales del espresso. Son: la dosis, el rendimiento y el tiempo de extracción, los cuales tienen una gran influencia en el sabor final que se obtendrá.

Al calibrar, debés modificar un parámetro a la vez, para tener mayor control del procedimiento. 

Cuando se trata de calibrar, los niveles de extracción también son importantes. Si el café no se extrae lo suficiente, lo cual se conoce como subextracción, el espresso a menudo adquiere un sabor agrio y una consistencia muy fea. Sin embargo, si el café se extrae demasiado, (sobreextracción) el espresso puede tener un sabor seco, amargo o inclusive a quemado. 

Necesitarás el siguiente equipo para calibrar el espresso con el mayor éxito posible:

  • Balanzas digitales precisas. Hay que pesar la dosis y el rendimiento (es decir, la bebida a medida que sale del portafiltro). Algunas máquinas de espresso pueden tener balanzas incorporadas.
  • Un apisonador plano que se adapte perfectamente a la canasta del portafiltro. Esto crea un disco de café plano y uniforme que mejora el proceso de extracción.
  • Canastas para portafiltros. Al utilizarlas, te asegurás de que no se atasque el apisonador y afecte el disco de café.
  • Un portafiltro sin fondo o “desnudo”. Está diseñado sin boquillas, de manera que se puede ver el fondo de la canasta. Esto permitirá detectar la canalización con mayor facilidad, la cual ocurre cuando la pastilla de café se rompe o se despareja.

 

Primer parámetro: dosis

La dosis es la cantidad de molienda que se coloca en el portafiltro y generalmente se mide en gramos. Muchos baristas consideran que este es el primer paso para calibrar.

Es importante aclarar que la dosis no se debe utilizar para modificar directamente el tiempo de preparación o el sabor del espresso. Solo se debe utilizar para establecer el rendimiento, es decir, el peso líquido del espresso extraído. La dosis y el rendimiento deben aumentarse de manera proporcional para mantener una razón adecuada entre café y agua.

Los baristas suelen utilizar entre 18 y 21 gramos de café molido para un solo espresso, medido a un décimo de gramo. Sin embargo, hay una serie de factores que afectarán la dosis.

 

Segundo parámetro: rendimiento

El rendimiento es el peso líquido del espresso que has extraído. Para entender el rendimiento, hay dos puntos principales que debes considerar:

  • Mientras más alto es el rendimiento, más agua ha pasado por el café, lo cual significa un mayor nivel de extracción. 
  • Mientras más alto es el rendimiento, menos concentrado será el espresso

Las proporciones nos ayudan a definir el rendimiento en relación con la dosis. Los institutos profesionales de café recomiendan una proporción de 1:2 como punto de partida. Esto significa que por cada gramo de café en la canasta, se añadirán dos gramos de agua.

 

Tercer parámetro: tiempo de extracción

El tiempo de extracción es el tiempo que tarda el espresso en extraerse. Es la última variable en la cual debes concentrarte durante el proceso de calibración, y también es el parámetro más flexible.

Los espressos que se extraen en menos tiempo suelen tener mayor acidez y menor cuerpo, mientras que los espressos que se extraen durante más tiempo suelen ser más dulces y también tienen algo más de amargor.

 

Probar el espresso

Una vez que hayas establecido la dosis, alcanzado el rendimiento deseado, y decidido el tiempo de extracción apropiado, tienes que revolver y degustar tu espresso.

Debes buscar el equilibrio entre los sabores ácidos, dulces y amargos del café para permitir que surjan las notas de cata más delicadas.

También es importante que pruebes el espresso con leche. Los azúcares y las grasas de la leche pueden alterar drásticamente el sabor de un espresso, a menudo aumentando su dulzor y suavizando sus notas ácidas o amargas.

 

Aunque seas un barista experimentado o no, calibrar puede ser una tarea compleja. Sin embargo, puede ser muy gratificante una vez que entiendas cada paso del proceso. ¡Pensalo como un proceso y de esa forma llegarás más rápido a la meta!

 

Acordate que si querés saber más sobre como comprar café de especialidad, adquirir suscripciones o poder aprender a prepararlo visitá nuestra web en https://www.bold.coffee/suscripcion

Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.